Inicio > Amazonia, animales, Selwo Marina > La Bahia de los Caimanes.

La Bahia de los Caimanes.

martes, 26 de enero de 2010

P3200007

Están ahí, en su piscina, tranquilos, casi siempre quietos pero a la vez en alerta, preparados para saltar en un segundo sobre su comida o lanzarse al agua desde la orilla en la que toman el sol.

La Bahía de Caimanes de Selwo Marina alberga  una pequeña familia de estos reptiles. En total son cinco caimanes overos ( Caiman latirostris ) y un caimán enano (Paleosuchus palpebrosus) que, a diario, hacen las delicias de todos los que se acercan hasta su piscina.

A mí me encantan. A primera hora de la mañana entramos en su instalación para rastrillar la arena de su playa y asegurarnos de que todo está en orden. Ellos, desde el agua, te observan con los ojos semisumergidos, sin intentar nada extraño. Están muy acostumbrados a la rutina diaria de limpieza de Selwo Marina y saben de sobra cuándo les toca comer.

Podríamos decir que nos tenemos un respeto mutuo… pero la verdad es que siempre se respira una cierta tensión gracias a la cual todos nos miramos de reojo.

Durante el verano, con el calor, están muy activos y hambrientos; comen un par de veces por semana y les gusta, por igual, tanto el pollo como los arenques que se les ofrecen unas veces sobre la rampa de la que salen del agua y otras en la punta de una vara de bambú con las que se les acerca hasta su boca.

Aún son animales jóvenes: tienen unos 3 años y ya superan el metro y medio de longitud. Cuando llegarona Selwo Marina medían unos 50 cm. Una vez adultos y maduros sexualmente, llegarán a los 2,5 m y pesarán casi 100 kg.

Comparten su estanque con grandes piraña pacú y tortugas mordedoras con las que conviven sin problemas ofreciéndonos una imagen muy real.

Son unos animales fascinantes y hermosos, una sorpresa que encierra nuestras instalaciones de la Amazonía y que se han convertido por derecho propio en uno de los principales protagonistas de la fauna sudamericana con la que todos nuestros visitantes y amigos disfrutan.

Categories: Amazonia, animales, Selwo Marina Tags:
  1. vetexoticos
    martes, 26 de enero de 2010 a las 17:15 | #1

    Buenas tardes,

    Quisiera aportar un dato curioso en cuanto a la reproducción de una de las especies que aquí se nombra: el Yacaré Overo.

    El Macho ayuda a la hembra a construir el nido y a cuidar a las crías, lo cual no es usual en las otras especies de yacarés o caimanes.

    La nidada de estos pequeños consta de entre 20 a 60 huevos. Las hembras más grandes tienden a obtener nidadas menores que las hembras más pequeñas; sin embargo, los huevos de las hembras más grandes son mayores en cuanto al tamaño (donde lo que importa es el grosor del huevo, y no el diámetro).

    En cambio, la otra especie con la que conviven estos cinco, el Caimán Enano, pone los huevos en nidos de hojas secas y otra vegetación, que las hembras construyen sin ayuda del macho. En este caso, la puesta usual consta de entre 5 a 9 huevos.

    Siguiendo en la línea de los Overos, la incubación dura unas diez semanas. En esta especie, como en los otros cocodrilos y parientes, la temperatura a la cual es incubado el huevo puede determinar el sexo del yacaré. De acuerdo a diversos estudios, cuando la temperatura oscila de 29° C a 31° C todos los recién nacidos son hembras, y cuando es de 33° C constante, todos son machos; sin embargo, ambos géneros nacen cuando la temperatura se eleva a 34.5° C. Estudios posteriores indican que aun después de un año, los efectos de la temperatura durante la incubación determinan el crecimiento de los pequeños caimanes; aquellos que nacieron de huevos incubados a menor temperatura crecen más rápido. El proceso de incubación se lleva a cabo en condiciones de humedad aproximada al 98%.

    Por otro lado, debemos tener en cuenta que mediante incubación artificial, es posible aumentar la supervivencia de los huevos hasta casi el 90%. En la naturaleza en cambio, las inundaciones y los predadores producen una mortalidad de huevos que puede llegar al 70%. La incubación dura alrededor de 70 días, al cabo de los cuales los embriones a término, comienzan a emitir un «llamado» desde el interior de los huevos, el cual es indicador del inicio de la eclosión. En ese momento, los huevos de ese nido son retirados de la incubadora y expuestos a la luz y calor solar.

    Un cordial saludo.

  1. Sin trackbacks aún.
Comentarios cerrados.